¿Existen realmente diferencias entre Mujeres y Hombres?

A lo largo de la “historia del hombre”, siempre se han argumentado diferencias tanto físicas como psicológicas para situar al hombre por sobre la mujer, subordinandola a una posición de inferioridad y desventaja delante de su contraparte masculina.

Con el pasar de los años, las nuevas tecnologías y la conquista de los espacios públicos por movimientos de igualdad para las mujeres, nos hemos enterado que al parecer la “historia del hombre”, tuvo una tendencia de ocultar los logros obtenidos por las mujeres, usufructuando de ellos y ocultando a las verdaderas autoras de los mismos.

Diferencias entre las Personas

Desde que el ser humano observa la naturaleza, siempre ha tenido la necesidad de comparar las cosas y a las personas, ya para el siglo 19 la comunidad científica tenía mucho interés en medir objetivamente las diferencias entre las personas.

Por ejemplo, Francis Galton fue uno de los principales colaboradores para la creación de la psicología en Europa, su trabajo se centró en medir rasgos de personas e intentó predecir la posibilidad de que su descendencia los compartiera (argumentos que encajaban con su defensa de la eugenesia).

Lo Interesante de este tipo de argumentos es que se sabe bien que la cantidad de diferencias entre las personas puede ser infinita, ya que existe una cantidad ilimitada de características personales que pueden ser desarrolladas por cada persona en diferentes intensidades.

Diferencias Psicológicas

Aunque la psicología es una área muy inexacta de la ciencias, esta ha definido cuatro marcadores conductuales que diferencian a las personas entre sí, las mismas abarcan un amplio abanico de conductas donde una persona puede situarse, estos marcadores son los siguientes:

  1. Diferencias de personalidad: Aunque este es el marcador más reconocido del espectro psicológico, hay que tener en cuenta que no existe una única forma de definir las diferencias entre personas, en la actualidad existen no menos de 4 tipos de test de la personalidad.
  2. Diferencias de inteligencia: Este es un concepto muy importante dentro de la Psicología Diferencial. La inteligencia está definida como “el grupo de habilidades cognitivas que intervienen directamente en la resolución de problemas en tiempo real, independientemente de nuestras costumbres y de los contenidos que hayamos memorizado antes”.
  3. Diferencias en sexualidad: En este ámbito también existen diferencias entre personas, la existencia de personas homosexuales, heterosexuales o bisexuales no son las únicas diferencias en este marcador. En el nivel de deseo sexual podemos ver que hay personas que sienten muchas ganas, así como otros que son asexuales.
  4. Diferencias por identidad de género: Este medidor de la dimensión psicológica muchas veces es confundido con las inclinaciones sexuales, pero es una categoría diferenciada. Sentirse hombre, mujer o ninguna de estas dos categorías suele ir de la mano de muchas otras variaciones del comportamiento.

Dado que estos elementos de diferenciación, no se pueden medir de manera exacta — como puede medirse el peso, la altura o el volúmen de un objeto -, es absurdo colocar alguna inferioridad entre las personas, ya que siempre existirán personas más o menos inteligentes que otras, sin importar si son hombres o mujeres.

Muchas de las habilidades conductuales, se deben a factores socio culturales a los que ha sido expuesto la persona que se está evaluando, por ejemplo, si un hombre no se le enseña a leer ni escribir y se le evalúa su comprensión lectora, lo más seguro es que aparezca como inteligencia limitada o baja, al igual que le pasaría una mujer que no tenga acceso a la educación.

Diferencias Físicas

A nivel físico, podemos encontrar un modo relativamente fácil de obtener mediciones objetivas, como medir forma y tamaño de los distintos órganos del cuerpo, o bien en biomarcadores que, mediante análisis de componentes microscópicos, nos dan información sobre el funcionamiento del organismo.

Las diferencias físicas se pueden dividir en dos: las que indican el grado de salud de la persona y las que indican la capacidad para realizar una actividad en específico. Dentro las primeras vemos las que se refieren a la estructura de los órganos vitales, mientras que la altura o el color de ojos serían la parte de la segunda categoría.

Aunque con las diferencias físicas sí puedes establecer comparación, es absurdo colocar alguna inferioridad entre las personas, ya que si bien hay hombres como David Lekuta Rudisha -Poseedor del mejor tiempo en la modalidad de 800 metros planos con un tiempo de 1:40,91 (2012)-, si hacemos la comparación con la atleta sudafricana Caster Semenya la cual tiene la marca de 1:54.25 (2018), notamos que el hombre es más rápido, pero si comparamos el tamaño de cada uno 1,90 vs 1,78 entre ambos, podemos darnos cuenta que a nivel de velocidad una persona tiene más ventaja que la otra.

Pero, ¿Cuántos hombres podrían igualar la velocidad de esta mujer sudafricana? o ¿jugar contra Serana Williams y ganarle en un partido de tenis? ¿Realmente las mujeres son tan inferiores físicamente como se nos quiere hacer creer desde mucho tiempo atrás?

El caso de Caster Semenya

Mokgadi Caster Semenya, nació en Limpopo, Sudáfrica el 7 de enero de 1991. Fue reconocida como mujer en el nacimiento,​ tiene cromosomas XY y con niveles naturalmente elevados de testosterona debido a una deficiencia de 5-alfa reductasa. Por lo cual se le considera una mujer cisgénero intersexual.

Después de su victoria en el Campeonato Mundial de 2009, fue anunciado que le harían una prueba para validar su sexo, luego​ fue suspendida de las competencias internacionales hasta el 6 de julio de 2010.

Cuando la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) le permitió regresar en 2019 la IAAF entraron en efecto nuevas normas para la participación en sus competencias, lo cual provocó que mujeres como Semenya no puedan participar en eventos de 400, 800 y 1500 metros, hasta que “voluntariamente” tomaran medicación para bajar sus niveles de testosterona.

El 25 de febrero de 2021, su abogado dijo que apelaría en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Muchas veces se buscan argumentos biológicos de carácter “Natural” para decir que una mujer está en desventaja, pero la naturaleza nos ha demostrado que no todas las

personas se adaptan a valores “Normales”, y que por esto es cuestión de adaptabilidad, evolución o simple conductas aprendidas que una persona es más o menos capaz de realizar una actividad, ya sea intelectual o física.

En la sociedad actual, a las mujeres se les condiciona a establecer roles de pasividad, sumisión y abnegación, ya que se les educa en la mayoría de los países en el planeta para que tengan hijos, se encarguen de las labores domésticas y se vean inocentes y delicadas, mientras que a los hombres se les educa para que sean físicamente activos, competitivos e ignoren cualquier labor doméstica tanto de mantenimiento como de crianza.

Mientras que no veamos el verdadero problema que existen en la sociedad, el cual es el fondo de nuestra formación (queremos educar de manera diferente a los hombres y a las mujeres), porque separamos a cada grupo por su genitalidad de nacimiento y los obligamos a comportarse de una manera que la sociedad estableció como norma, no podremos avanzar en crear nuevas formas de educar en sociedad, pero eso ya será un tema para otra ocasión. ¡Muchas Gracias por leer, un saludo y que estéis bien!

— Luis Santiago Calle Quirós

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: