Pronombres “elle”

El tema de los pronombres es un tema que se ha vuelto viral estos días y no precisamente por algo bueno. Para poner en contexto, hace poco un joven fue humillado en redes sociales, cuando en su clase de zoom pidió a sus compañeres que utilizaran y respetaran los pronombres Él o Elle (con los cuales esta persona se identificaba).

El estudiante les pidió respetuosamente que lo llamaran “compañere”, a lo cual se negaron, tanto el docente de la clase como varios de los otros estudiantes. Esto provocó en elle una crisis emocional (ya que se sintió vulnerado y atacado en su identidad de género), lo que causó una mayor burla por parte de otres estudiantes que se encontraban en la clase a distancia.

La situación no quedó allí, ya que el video de la clase lo subieron a Internet, a través de redes sociales donde fue expuesto y actualmente sufre burlas a nivel internacional. Es difícil decir todas las razones por la que esto está mal. Desde el Bullying

 escolar hasta el hecho de que varios de los estudiantes presentes en dicha clase le grabaran sin su consentimiento y sometieran a un menor de edad al escarnio público por plataformas tan masivas como Tik Tok.

El tema de los pronombres es algo que puedo llegar a entender, aunque en realidad es difícil de comprender completamente, pero este tipo de actitud es cruel y peligrosa, sobre todo porque en ella participaron activamente varios estudiantes y de forma pasiva el profesor que dirigía la clase. Es por este tipo de acoso que las personas que se encuentran en la comunidad LGTBI+ suelen desertar del sistema escolar y que los índices de suicidios en la etapa juvenil son mucho más elevados que personas heterosexuales de su misma edad.

Pensaba que para nosotros los más adultos era difícil entender cómo el lenguaje va evolucionando con el tiempo (de hecho el lenguaje vivo es cambiante y mutable, siempre buscando las maneras más económicas de transmitir las ideas) y cómo nosotros debemos adaptarnos a esta evolución que va dirigida por el uso de las palabras, nunca por el uso de las “correctas reglas gramaticales”.

Aferrarnos a que las cosas no cambien es absurdo y nos hace estancarnos en el pasado como comunidad. Si nos negáramos a cambiar definitivamente seguiríamos hablando como hace miles de años y no habríamos podido evolucionar en ningún área del conocimiento humano, ya que el lenguaje es el que le da la capacidad a las personas de transmitir el conocimiento y evolucionar a través del tiempo.

Actualmente veo mucha resistencia al cambio, hay gente hablando de que es una locura y que no es importante cómo te llamen, pero estoy completamente seguro que a muchas de esas personas les molesta que usen los pronombres equivocados con ellos. Cuántas veces no he visto corregir a Doctores, Ingenieros, Médicos, Abogados, Jueces y un sinfín de profesionales, corregir a sus interlocutores porque han sido llamado, con el femenino de la profesión que profesan o con un título académico diferente al cual enarbolan dentro de sus curriculums.

Pero para mí, ver cómo los jóvenes actúan ante estos nuevo paradigmas de comportamiento social, donde una persona define claramente cuál es el pronombre con el  cual se identifica plenamente (luego de un profundo análisis y decisión, la cual debe ser respetada), me parece trágico el comportamiento hacia esta persona y hacia cualquiera.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: