¿Mendigar amor?

Estaba viendo contenido, como de costumbre, en mis redes sociales y vi una imagen que me llamó la atención, esta decía: “Dijo un anciano sabio… Dormir es más importante que amar y el único amor real, es el que dan sin que usted lo pida. Vaya duerma y no mendigue amor”. Y claro, esta frase parece algo que diría cualquier adoslecente de 15 años que es rechazado, pero me llamó mucho la atención principalmente porque lo veo como una completa tontería.

Cuando comparamos amor con sueño, tildando al segundo de ser “algo necesario” y al primero de no serlo, cometemos un enorme error ya que existen en la actualidad varios estudios los cuales comprueban, que los seres humanos somos seres sociales y no podemos vivir sin amor. Podemos morir sin amor así como moriríamos de hambre, de sueño, o de sed.

El experimento de Harlow puede ser uno de los ejemplos con los que puedo comenzar. Esta investigación comprobó, a través de pequeños monos que habían sido criados sin sus madres, que estos creaban dependencia emocional hacia cualquier objeto porque tenían la necesidad psíquica y biológica de establecer lazos de dependencia con algo más allá de ellos.

Está claro que un ser humano no debe mendigar amor, por cuestiones referentes a temas de baja autoestima y de dependencia emocional. Asimismo, muchas veces enfocamos nuestros anhelos o afiliaciones hacia personas a las que realmente no les importamos, siendo lo más sano para nuestra estabilidad económica, psicológica y social, alejarnos de estas personas, para cuidar de nosotros mismos, asegurando un espacio para poder entender nuestras emociones, canalizándolas de manera tal que podamos superar un amor no correspondido.

Pero si hay algo que hay que dejar en claro es que el amor es algo indispensable. Si no, ¿Por qué a todos nos afecta tanto estar separados de las demás personas en pandemia? Porque a muchos (es obvio que quizás no todos) estábamos en busca de apego impacientemente a pesar de todas las restricciones. La necesidad que experimentamos la mayoría de las personas, de compartir nuestro hábitat con otras personas, sean conocidas o desconocidas, viene de la experiencia evolutiva donde la humanidad aprendió a sobrevivir y evolucionar en manadas. 

Juntos vencemos nuestras vicisitudes, separados nos consume la soledad.

Y no hablo solo del amor externo, creo que el amor propio es bastante importante aunque corra el riesgo de sonar como un gurú charlatán. Sí, el amor propio es bastante importante, pero no esa idea de porquería que te venden en los medios que solo hacen odiarte y a tu cuerpo. Esos mensajes muchas veces hacen que te sientas traicionado por tu mente y creas que no estás haciendo lo suficiente. Hablo del amor propio, ese sentimiento interno en el que te sientes en paz contigo mismo y entiendes que la opinión de la sociedad sobre tu vida, tu cuerpo y tus decisiones te deja de importar y empiezas a tratarte a ti mismo de la mejor manera que conoces.
Algo en lo que estoy de acuerdo es que la primera persona de quien debes enamorarte eres tú mismo. Mientras no aprendas a amarte, poco podrás hacer para amar a otro o enseñar a otra persona a amarte como realmente te mereces ser amada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: